EL DECRETO – POR MARIO ANDREANI

0
444

Recientemente el presidente Alberto Fernández, emitió un DNU donde congela el precio del abono de la televisión por cable, internet, telefonía celular y fija, hasta el 31/12/2.020 con la idea de declararlos servicios público esencial, de esta manera todo aumento posterior a esa fecha deberá contar con la correspondiente autorización gubernamental.

Aunque no se lo admita la razón del decreto está en la ruptura del pacto de no agresión entre gobierno y el grupo Clarín, como al DNU no se le puede poner nombre y apellido arrastra en sus consecuencias a toda la industria del cable y se mira con los mismos ojos a Cablevisión que un operador de Aguaray, Perico, Colonia Santa Rosa o Urundel, un verdadero despropósito propio de alguien que no entendió nada, como la 125 lo mismo un terrateniente que un pequeño productor que lo único que logra es unir a la Sociedad Rural con la Federación Agraria, ni siquiera es estratégicamente inteligente.

Mauricio Macri es decir Menem rubio y de ojos celestes autorizo en su gobierno una verdadera calamidad que es la fusión entre Cablevisión y Telecom, en ningún país mínimamente serio o dicho de otra manera ningún presidente serio podía autorizar la desmesura que es concentrar en dos operadores prácticamente el manejo absoluto y total del mercado dejando a los pequeños operadores es decir PYMES en mano del poder económico a merced de ellos, son los dueños de la programación y de los megas base del servicio de internet.

Si realmente querían ir por el monstruo era mucho más razonable poner un precio máximo al servicio, hoy en día el valor del abono de cablevisión es como mínimo 50 o 100 % más alto que el que tenemos los operadores PYMES, con un agravante como están acostumbrados a especular se cubren poniendo un precio alto y realizan las llamadas promociones, en otras palabras eliminando las promociones tiene un colchón bastante alto para aumentar el precio real cuando se les antoje, además tienen a su disposición diversos bufetes de abogados y jueces serviles para interponer con éxito amparos por doquier. Los operadores PYMES empresas de pueblos no especulan con esos artilugios y quedan sometidos por un abono que no se condice con la realidad donde todo tiene elevado su costo y resulta insostenible, el valor del abono promedio PYME no pasa los 1.200 pesos cuando salvo sueldos (el trabajador otra víctima) todos los insumos y costos operativos se miden en dólares, en Argentina hay inflación hasta en dólares, sin contar que otros insumos esenciales como electricidad tarifariamente dependen de la provincia y no son alcanzados por el decreto.

Si realmente querían tocar el monstruo hubieran revisado el valor de los megas única forma de democratizar el acceso a internet, ellos son los dueños y podrán ver que no trepidan en ofrecer promociones que involucran 50 o 100 megas a precios interesantes donde ellos “la fusión” prestan el servicio, mientras los operadores PYMES reman en dulce de leche pagando entre 10 y 15 dólares el mega en un claro abuso de posición dominante.

Si realmente querían tocar el monstruo hubieran revisado el valor del precio de la programación donde Clarín es un actor preponderante junto a operadores extranjeros como FOX que recientemente adquirió ESPN y concentran el espectáculo deportivo en un mercado que por donde se lo mire esta jodidamente concentrado y desde hace años hacen lo que quieren.

EL DNU lo único que va a lograr es fundir a los operadores PYMES o condenarlos al atraso tecnológico pues les va a ser imposible acceder a las nuevas tecnologías quedando la tierra arrasada para mayor comodidad de los poderosos.

El fracaso de la ley de medios tuvo como consecuencia que el monstruo saliera fortalecido, en ese tiempo el gobierno tampoco entendió la diferencia y fue por todo quedando sin nada, sigue haciendo falta una ley seria, aqui no puede un grupo concentrar televisión abierta, cable, internet, telefonía fija, telefonía móvil, grafica e imponer una agenda al gobierno cada vez que siente que tocan sus intereses, hay que diversificar, democratizar la comunicación, amplitud de voces.

Alejandro Doria filmo una hermosa película que se llamaba “Darse Cuenta”, ese parece ser nuestro problema, los operadores de cable se resisten a entender que el problema es Clarín y el gobierno no parece darse cuenta que el problema no son los cableros del pueblo.

POR MARIO ANDREANI

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.