Cronicas Marcianas – Por Mario Andreani

0
1039

Después de las paso en 2.017 previa a las elecciones de medio término que se celebraron posteriormente, en una editorial que se publicó en septiembre de 2.017 textualmente expresaba que quien fuera el concejal más votado ocuparía el sillón de intendente hasta 2.019, dado que nadie prestaría atención a la carta orgánica municipal acostumbrada la clase política a violarla de forma sistemática.

De hecho fue así y los tartagalenses hoy tenemos por intendente alguien que no fue votado para ese cargo, era obvio que ni el ejecutivo municipal ni el provincial por motivos diferentes le interesaba una elección, a unos porque ya tenían sentado en ese cargo a quien pretendían y los otros porque de ninguna manera querían una nueva derrota que se sumara a la recibida por Zottos candidato de Urtubey en esas elecciones que complicaba sus aspiraciones nacionales.

Por ello el grotesco de estos días no puede sorprender a nadie y da más para el micro mundo en que viven los funcionarios que para el ciudadano común que poca atención presta a este cambalache, mucho más preocupados por su realidad cotidiana y la invasión del dengue que por la utilería de quienes piensan solo en su beneficio personal.

El concejal Arias hombre por dos periodos del clan Leavy y siempre presto a responder a los intereses oficiales llamó a una conferencia de prensa donde sin ponerse el pompón rojo en la nariz expuso su descubrimiento repentino y sorpresivo de la corrupción municipal y se autoproclamo como el gallardo salvador que nos liberara del mal, contando para ello que la oposición radical (cuatro ediles) se pondrían a disposición de un concejal que prácticamente entro por la ventana, solamente para destronar al hermano del dueño del poder y así reemplazar a un intendente sin legitimidad por otro que carece de ella para el cargo, en un acto de suicidio político innecesario cuando simplemente observar el desgaste oficial es mucho más productivo, obviamente esa película solo puede estar en la mente de un director de cine XXX que se dedica a la porno política.

En medio del cotillón apareció el infaltable letrado oficialista quien con pretendido tono constitucional informó que se había denunciado al díscolo concejal quien de repente se había convertido en una afrenta para el pueblo, como si el mismo no fuera hasta hace días conviviente con el erogador de sus emolumentos, los desprevenidos ciudadanos al escuchar al erudito tranquilamente podrían preguntarse dónde estaba estacionado el plato volador del cual descendió Arias, como si este no fuera un producto de las propias entrañas a las cuales responde el lego, siguiendo con su crónica marciana el otrora secretario de derechos humanos del gobierno responsable de la muerte de Aníbal Verón, en cuya filas sobresalió como encargado de seguridad el represor Nazario, no trepido en invocar a los radicales (cualquier similitud con Arias es habitual coincidencia) para que estos se hicieran cargo de expulsar al nocivo extraterrestre.

Dicho esto el patrocinante se subió al plato volador de Arias no vaya a ser cosa que el Aedes aegypti lo sorprenda, mientras los concejales oficialistas discernían sobre la conveniencia o no de justificar con asistencia la nutritiva dieta sin velorio a la vista que pudiera justificar el faltazo, mientras tanto la ciudad sigue sin cuerpo deliberativo con un oficialismo aterrorizado de vivir en minoría aunque se trate de unos pocos meses y seguramente intentando retomar al hoy indeseable para volver a la tranquilidad de la mayoría automática.

Pero como uds saben vivimos en un país donde revocan el procesamiento de Paolo Rocca (techint), dictan la falta de mérito de Ángelo Calcaterra (primo de Macri) y traen de los pelos a Samid y nos dicen que mejoramos la calidad institucional, que la justicia es igual para todos, en ese contexto nadie puede enojarse porque el doctor multifactura nos dé recomendaciones de calidad institucional sin percatarse que se trata de su propio barro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.