La Coyuntura Permanente – Por Mario Andreani

La Coyuntura Permanente – Por Mario Andreani

La Coyuntura Permanente

Hace un tiempo que la sociedad argentina ha colocado como uno de los problemas más lacerantes del país a la inseguridad, en cualquier encuesta encontramos este dilema posicionado en la cúspide de las preocupaciones argentinas, esto acompañado por una presión popular que apunta a desarrollar una política de encarcelamientos masivos, el tema se dispara de manera exponencial cuando asistimos a un hecho que por sus características conmueve los cimientos de nuestra condición humana.

Obviamente existen antecedentes de este tipo de políticas en otros países con un resultado nefasto y ello puede observarse en el país de la “libertad”, precisamente desde Ronald Reagan a Clinton y sin detenerse en Bush (demócratas y republicanos por igual), EEUU desarrolló este sistema que tuvo como resultado que el país del norte que tiene solo el 5% de la población mundial, tenga el 25 % de los presos existentes en el mundo, marcando como corolario una desigualdad escalofriante según se trata de raza o dinero, para escenificar vaya un dato, en EEUU el 6,5 % de la población es negra, pero el 40% de los presos corresponden a esa raza, una clara demostración de estigmatización que en nuestro país seguramente atravesara a los pobres y extranjeros de países limítrofes, hoy hasta los mismos impulsores de esa política en Norteamérica admiten el fracaso.

Siempre he pensado que los grandes problemas no deben analizarse al ritmo de la coyuntura, no podemos discutir la pena de muerte después de un crimen horrendo o de una ejecución de un inocente, los resultados serán previsiblemente antagónicos, la coyuntura condiciona el debate.

Personalmente creo que en nuestro país estamos obsesionados por encarcelar los efectos y no las causas, si no detenemos las causas nos vamos a cansar de fabricar presos, resulta extraño que pretendamos en un país con casi el 35% de pobres no tener resultados negativos sobre el conjunto de la sociedad, salvo alguna paranoia que suponga que podemos aislar sectores sociales como muros dentro de nuestras propias narices, si alguien se detiene en encuestas sobre los causantes de delitos va a encontrar una proporción abrumadora de gente pobre, sin estudios, con problemas de adicciones, provenientes de hogares cuyos padres ya tuvieron problemas judiciales , es decir lo que la fábrica de las causas no resueltas ha generado en forma permanente y destinaremos presupuestos al sistema carcelario que bien podrían aprovecharse en el sistema educativo.

A que me refiero cuando hable de causas?, alguien supone que no hay responsables que argentina tenga ese número de pobres, algunos de esos responsables está preso?, de Menem al presente solo María Julia y Jaime, nadie mas ?, si no encarcelamos a los responsables, porque van a dejar de salir decretos para papá, si los que se afanaron todo sumiendo este país en las condiciones que esta y me refiero principalmente al poder político, económico y judicial, porque los que vienen se van a detener ?, no les llama la atención que seamos un país pobre gobernados por ricos?, desde los municipios hasta las provincias y nación, no les llama la atención que los gabinetes que se van y los que llegan sean multimillonarios en un país donde crecen los pobres ?, y cuál es nuestra opción ?, resulta paradójico pero la sociedad no está dispuesta a tolerar la inseguridad, pero si tolera las causas que las generaron.

Para no ir por otros caminos y facilitar la comprensión observemos ejemplos locales, es normal que obras como el CIC sur todavía no se hayan terminado, es normal que no sepamos en que se gastó la plata del fondo de la soja, es normal que se haya perdido documentación municipal del 2.010 ?, es normal que no se presenten por años las cuentas anuales del ejercicio y quienes tienen que controlar arbitren el paroxismo de la genuflexión para justificar con tono de maestro ciruela y sir rigor investigativo que nadie nunca los presento?, claro que no, eso solo es posible con mariscales en la justicia.

La coyuntura de un candidato lanzado en anticipada campaña no debe prevalecer en los gastos de una ciudad llena de necesidades donde una lluvia barre con el marketing y deja en harapos a los protagonistas, como pueden explicarse las inversiones en una radio y un canal de televisión municipal para ensalzar al jefe y declamar que no hay presupuesto en acción social (parecería que no alcanza con la costosa exclusividad del diario de los Romero), son necesidades de la sociedad o la de un jefe comunal que se financia con fondos públicos?, estos hechos además involucran otros gastos como emolumentos elevados que costean sueldos de dirección de protagonistas cuyos únicos méritos pasan por el histórico rapiñar del erario público (famosos AP) y mandíbula dócil presta y flexible.

Cabe recordar que los vergonzantes AP son secretos pese a abonarse con fondos públicos y los utilizan sin distinción oficialistas y opositores (a esta altura es difícil saber quiénes son unos u otros) y algún legislador los supo usar para pagar a sus empleados en negocios personales, esto sin contar el bonus track de los legisladores que al no renovar sus mandatos cobran y sin ponerse colorados durante dos años sin prestación alguna por el supuesto desarraigo de servir a la provincia en mandato legislativo dejando sus ocupaciones habituales, si así como suena un asco.

Debemos dejar de discutir e imponer coyunturas, si pretendemos una política de estado, ello solo es posible yendo a las causas para detener los efectos, de lo contrario lo único que lograremos es una sociedad pidiendo políticas que atentan contra ella misma y solo observaremos cual es el rico de turno que nos gobierna, por eso no sorprende que hayamos pasado de un gobierno encerrado en una mística casi religiosa imposible de explicar desde lo racional a otro que desde el elector parece constituir un suicidio inducido y aunque parezca mentira una cosa explica claramente a la otra.

marioPor: Mario Oscar Andreani

Columna: “La Coyuntura Permanente”

Comentarios

comentario

NOTICIAS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Enviar un Comentario