Con aroma a café

Con aroma a café

0 4709

El año pasado nos llamó la atención una serie de artículos incluido alguno de tirada nacional, sobre el accionar de colombianos en la ciudad de Oran, estos dedicados de llenos a la “profesión” prestamista parecían haber invadido la ciudad salteña desparramando dinero en una actividad delictual y tipificada en el código penal, obviamente la primera pregunta que surge es el origen del dinero, la noticia retratada por varios medios además refería a personas armadas, con calidad de apretadores contra aquellos que no podían hacer frente a los usurarios intereses, el modus operandi consistía en prestar una determinada cantidad y realizar cobros semanales de los intereses quedando el deudor debiendo el capital y pagando siempre el mismo monto hasta cancelar totalmente lo prestado.

1La noticia hablaba de ramificaciones importantes al punto que también se mencionaba a las provincias de Misiones, Chaco, Corrientes, Neuquén, Córdoba y Buenos Aires como parte de la usura y amenaza a los deudores (reproducción textual), inclusive un Juez Federal de Catamarca Ricardo Moreno preciso en 2.000 los colombianos desembarcados en Oran.
La cercanía con esta ciudad casi como un hecho de decantación llevo a que Tartagal también sea un ámbito de propalación de la usura y las amenazas que conlleva la práctica, como un virus impresiona ver como prácticamente coparon el llamado shopping de Tartagal, donde habitan permanentemente para cobrar los intereses semanales, como incursionaron en sectores carenciados obteniendo inclusive las tarjetas de cobros de beneficios sociales para asegurar la paga, todo ello en un marco de impunidad que asusta y torna inimaginable el futuro de nuestra ciudad.

1-320x190Pero quizás más grave aún sea la inacción del estado, como puede ser tan fácil ingresar, dedicarse a una actividad ilegal, portar armas, realizar aprietes, que nadie se interese por el origen del dinero y se deje avanzar de una manera cuyas consecuencias basta con observar mínimamente algunas ciudades de Latinoamérica, resulta incomprensible que Tartagal se una zona liberada para el accionar de estos sujetos.
Obviamente consultamos a la policía sobre el hecho y off the record nos expresaron que nada pueden hacer, la clave es ¿porque?, también existe un fiscal en Tartagal sobre delitos económicos que podría actuar de oficio, será que vive en una cubeta?, será que no ve lo que todos vemos?, muchas preguntas sin respuesta oficial para un hecho en el que nos va nuestra condición de ciudad.

Tampoco debería ser circunstancial para las organizaciones intermedias de Tartagal, Centro Empresario, Iglesia deben expresar una postura para que el silencio no sea una complicidad.

33Una fuente calificada de una fuerza de seguridad me alertó sobre una estrategia de avanzar sobre los medios para construir un blindaje a sus actividades, que a esta altura estarían en una etapa de posicionarse de una manera mucha más directa sobre la economía de las ciudades, esta fuente vinculo esta actividad con un testaferro que iniciaría el avance contactado con conexiones políticas y expreso que llamo la atención la llegada a Tartagal del hijo de un intendente de una pequeña localidad santiagueña quien temprano se hizo notar no solo por los autos de procedencia alemana y su alojamiento de vida casi permanente en un hotel céntrico con despilfarro de burbujas, sino también por su tendencia a hablar del proyecto como participe y dueño, pese a que el testaferro que casualmente ya opera con medios en esa pequeña localidad santiagueña se presenta con una empresa unipersonal, donde obviamente no consta su carácter accionario que incluso estaría vedado por la ley de medios, haciendo gala de una abierta impunidad expresiva.

Esta persona pronto logro acercar lobistas locales con el objetivo de facilitar los accesos y así pasaron a formar parte de su círculo íntimo los hijos de un juez de la dictadura militar (la última), la misma de la que recientemente se cumplió 39 años, la más sangrienta de todas.

44Estas vinculaciones no pueden pasar desapercibidas para la sociedad y mucho menos para el estado, el dinero sin procedencia determinada que hoy se nutre del esfuerzo de los más desposeídos pagando usura que les permite construir un poder ilimitado lleno de testaferros y patrones sin nombre debe tener un freno, no nos puede dominar el miedo, obviamente sabemos los riesgos de decir y escribir pero confiamos aun que el estado cumpla su función y nos proteja para caminar tranquilo en esta Tartagal que nos vio nacer y por la cual vale la pena plantarse, independientemente de ingresar a un mundo desconocido que nunca imaginamos transitar.

Comentarios

comentario

NOTICIAS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Enviar un Comentario