CHANDON ROSADO (NACIONAL Y POPULAR) Por Mario Andreani

CHANDON ROSADO (NACIONAL Y POPULAR) Por Mario Andreani

0 1334

cacho1

Martín Caparros un escritor argentino que suele entusiasmarme con sus expresiones, en los 90 instauro la palabra honestismo, quizás si la buscas en el diccionario te resulte imposible encontrarla porque en realidad es una expresión que no encuadra en los cánones del lenguaje y lo que fue un recurso para explicar que solo con honestidad no bastaba para gobernar, otros lo usufructuaron para justificar la corrupción y atacar cualquier denuncia como un mecanismo perverso que solo buscaba debilitar un gobierno o peor aún la democracia.

Es difícil no coincidir con Caparros, resulta hasta obvio que solo con honestidad no vas a gobernar adecuadamente, de hecho nadie se atrevería a cuestionar al Dr. Alfonsín por su intachable vida pública, pero su gobierno tampoco fue un tránsito de aciertos.

Ahora bien, en el estado actual del país y sus instituciones, se puede prescindir de la honestidad para llevar adelante un gobierno que desemboque en un país posible?.

Después de la etapa más oscura del país que fue la dictadura cívico militar iniciada en 1976, cuando retorna la democracia en el 83, yo recuerdo que teníamos una visión más o menos clara sobre que estaba bien y que no, es decir, había una línea demarcatoria donde uno se ponía de un lado o del otro, la llegada de Menem en el 89, produjo al compás de la pizza con champaña y la exaltación del individualismo un claro corrimiento de esa línea, cosas que antes estaba mal pasaron a no estarlo, la crisis del 2.001 y sus efectos posteriores que incluyen la actualidad directamente hicieron desaparecer la línea, hoy literalmente no se sabe que está bien o que está mal, somos un país del vale todo.

Personalmente creo que es imposible pensar en un gobierno exitoso sin valores, la principal crisis que padecemos hoy está relacionada con los valores y la escala de los mismos, el grado de descomposición que atraviesa transversalmente el poder político y económico, sería imposible que existiera sin la complicidad del sistema jurídico, lo que hace necesario un nuevo paradigma, donde no hay lugar para la trampa o en su defecto el futuro tendrá forma de tobogán.

milicoleclercSiempre trato de recurrir a ejemplos locales para tratar de simplificar la idea que uno se propone cuando enfrenta el teclado, arriba escribí de valores y escalas, como entender entonces que en una provincia y una ciudad donde los índices de violencia de genero sobrepasan cualquier media, un cuerpo legislativo se abroquele para ignorar una sentencia judicial sin reparar que más allá de cualquier subjetividad personal alguien que fue condenado por esa situación no puede permanecer en el lugar de funcionario público y mucho menos en una banca del supuesto honorable cuerpo, no se trata de una imputación, tampoco de un procesamiento, hablamos de sentencia cuya etapa apelotaría de ninguna manera puede convivir con la representación pública, como aceptar que un señor de derrape nocturno permanente violente una joven madre por el simple hecho de expresar un gusto por una página de internet pretendiendo ejercer como comisario político y advertir así al resto de la administración pública infundiendo un temor a cualquier libre expresión. Valores de eso se trata, valores de eso se carece, son personas no súbditos, ni vasallos, esto lo puedo expresar desde un lugar donde el poder político trato de intimidar, avasallar, perseguir con el solo objetivo de disciplinar.

cacho2Hace unos días pude observar como el jefe comunal en un programa que conduce hacía una
descalificación a periodistas aduciendo la falta de título de comunicador social de las personas que ejercen la profesión, del ridículo no se vuelve, lo hacía al lado de una persona carente del diploma que exige y ni hablar de él mismo, devenido conductor cuyo único parecido con la profesión son los auriculares que le permiten escucharse a sí mismo.

La administración actual es sin lugar a dudas la menos transparente que haya existido desde el retorno democrático, la falta de rendiciones, obras en pésimo estado, obras sin terminar como el CIC sur, los fondos de la soja (no confundir con los fondos del productor sojero), hacen imprescindible la existencia de un periodismo critico al cual se trata sistemáticamente de destruir por distintos métodos entre ellos la búsqueda permanente de descalificar la información usufructuando con dineros públicos la complicidad gráfica de un matutino provincial.

cacho3Hace más de un año casi al unísono se iniciaron dos proyectos de medios en Tartagal, uno público y otro privado, lo curioso es que la coincidencia no se plasmó solo en una cuestión de fechas, el medio público obviamente financiado con el dinero de los tartagalenses y con una importante inversión finalmente término como soporte del privado, quien de esa manera se benefició con un canal local sin poner un solo peso, además de ello obviamente no paga sueldo de camarógrafos, sonidistas, editores, iluminadores y mucho menos periodistas que son solventados por la comuna local que en su carácter de estado tiene el privilegio de la explotación y funciona con planilleros a un quinto del salario de convenio haciendo el trabajo sucio para el sector privado (una particular sociedad de intereses mutuos), en un mecanismo claramente inmoral, evitando que allí, donde tendría que haberse formado un puesto de trabajo genuino, hoy solo haya explotación.

Este hecho, claramente fuera de los parámetros de la legitimidad, uno supone que debería ser expuesto y denunciado por las fuerzas de la oposición, pero ya hablamos de la línea demarcatoria, la principal dirigente de la oposición, segunda en las últimas elecciones de intendentes avalo el estropicio a cambio de un espacio desde donde pretende influir para la obtención de algún voto, obviamente no lo dude, “estamos en el horno”.

WhatsApp Image 2017-06-22 at 13.45.55Por último, se abrió un debate en los medios sobre la vida pública y privada de los funcionarios, donde aquellos que usufructúan designaciones abonadas con el dinero público pretenden no ser expuestos en esa condición, aclarando que dichas designaciones no son productos de mérito alguno, si no de privilegios y acomodos en muchos casos dineros público sin contraprestación, personajes que hacen un exhibicionismo semiótico y ostentoso en una ciudad caracterizadas por las carencias y la dificultad de subir algo a su mesa diaria, la obscenidad al palo, una remake de la pizza con champaña, nada más que en este caso es con chandon rosado que prestamente los actores suben a las redes sociales casi como una humillación a los niveles de pobreza e indigencia, convirtiendo en publica su privacidad, más allá de su pretendida vulnerabilidad de derecho, pero contando con la expresa solidaridad de la diputada para la cual parecería ser que los privilegios, acomodos, designaciones y famosos AP son parte del ámbito privado, a una simple planillera es válido espiarle el Facebook y despedirla, ellos constituyen la casta de los intocables, pero como ya dije arriba, “estamos en el horno”.

cacho5

mario
Columnista
Mario Oscar Andreani

Comentarios

comentario

NOTICIAS SIMILARES

SIN COMENTARIOS

Enviar un Comentario